martes, 18 de febrero de 2014

Papas cambray con chile de árbol (mejor conocidas como Papaspuercas)

Hoy postearé la receta de unas papas que amé desde el día que las probé por primera vez. La saqué de la mamá de Almendra, ignoro si ella la inventó pero yo se la copié a ella, aunque para ser honesta nunca me aprendí medidas exactas así que mi versión puede ser un poco o un mucho distinta a la original, pero lo importante es que sabe requetebuena y honestamente a donde he llevado estas papas, la raza las ama igual que yo.

Una cosa buena onda de las Papaspuercas, es que son lo suficientemente informales como para comerlas en la cama viendo películas, o tan formales como la presentación que quieras darles en una reunión de alto calibre.

Va.

Ingredientes:
1 kilo de papas cambray.
1 taza de jugo de limón.
1 taza de agua.
10 chiles de árbol (rojos, secos).
2 cucharaditas de polvito concentrado de pollo (ya sé que los yoguis, veganos y nuevas mamás andan diciendo que es veneno puro, pero camán, se trata de una botana que no comemos diario).

1. Hay que lavar las papas y dejarlas secar perfectamente. Algo que todos ustedes seguro ya saben pero no está de más comentarlo, es que las papas no deben tener partes que se alcancen a ver verdes ni brotes como de plantita, ¿sí saben cuáles? 

2. En la cazuela donde se vayan a cocer las papas, hay que pasar los chiles por aceite caliente y sacar cuando estén doraditos. En ese aceite, agregar las papas (obvio con todo y cáscara) y moverlas constantemente para que todas queden doradas más o menos uniformes. En este punto cobra una gran importancia que las papas estén secas, ya que cualquier vestigio de humedad hará que el aceite salte endemoniadamente y nos puede quemar medio gacho.

3. En la licuadora, agregar el jugo de limón, agua, agregar los chiles dorados y el concentrado de polvo. Licuar. Ahora bien, como en la mayoría de mis recetas, el gusto personal forma parte esencial de la preparación. Hay que probar el juguito y asegurarnos que tenga el balance perfecto entre ácido, enchiloso y salado. Alcaro que yo agrego 10 chiles por cada kilo de papas y quedan pal perro, pero así me gustan. De igual forma, a veces puede pasar que si se usan limones sin semilla el juguito no sea tan ácido y se necesite agregar más jugo de limón. El punto es que hay que probar y dejar el jugo en el punto exacto de sabor que nos gustaría comer.

4. Por último, hay que verter el jugo licuado en la cazuela con las papas (se deben tapar al ras). El último truco que tiene esta receta, es que tienen que dejar que el jugo hierva a fuego medio un buen rato (tipo media hora) hasta que se reduzca quedando espeso y de color tinto sólido, ustedes me entienden pues.

Pronto!



3 comentarios:

  1. Estaba esperando que subieras esta receta. Gracias!! Ya se me hizo agua la boca!

    ResponderEliminar
  2. Siempre lo digo y nadie me hace caso, pero cuando las prepares tómales una foto y pásame la reseña! quiero saber si quedas satisfecho con el resultado jiji

    ResponderEliminar